- No es falta de imaginación, es el exceso de ella.  Tengo mil cuentos de árboles y hombres en la punta de la lengua, en la punta de los dedos; tampoco es falta de tiempo, al contrario.
-¿Entonces por qué esa hoja sigue en blanco?
-Porque el inicio siempre es complicado. ¿Recuerdas estar en el útero de tu madre?  ¿recuerdas todo el dolor que te provocó nacer? ¿tus primeros traumas? ¿la forma en que te inculcaron el desprecio o el amor?
-No
-¿Lo entiendes? Nosotros somos un libro lleno de recuerdos; en él hay cientos de docenas de historias, cantos y poemas pero nuestra primer hoja está en blanco ¡en blanco como esta!
No sabes cuan difícil es marcar la vida de un ser imaginario; darle forma a su desesperación y su angustia. No solo se trata de darle ojos, piernas, dotarlo de voz, arroparlo y arrojarlo al mundo, no.  Estoy obligada a quebrarlo como nos han quebrado a todos, de otra forma nadie sentirá empatía por el.
Debo romper su espíritu antes de verlo nacer, de lo contrario no pertenecerá a este mundo.